LOS PLANOS SECUENCIA DE ZOMBIES PARTY

por CTD

En 2004 se estrenaba una divertidísima película que originalmente se bautizó como “Shaun of the Dead”, haciendo descarada referencia a un remake del mítico film secuela de “La noche de los muertos vivientes” de George A. Romero, “Dawn of the Dead” que también se estrenaría en 2004 y que fue dirigida brillantemente por Zack Snyder (300).

 

La traducción del título en España, “Zombies Party”, por una vez, tuvo como mínimo cierta gracia y le dió un toque humorístico que cuajó bien entre los fans del género.

 

La peli se centra en la insulsa vida de Shaun (Simon Pegg), un vendedor de electrodomésticos de Londres en plena crisis de los 30 que intenta llevar una vida de lo más normal sin darse cuenta que a su alrededor la plaga zombie va creciendo. Sin poderlo evitar, Shaun y su mejor amigo Ed (Nick Frost) se verán las caras contra los engendros zombies y trazarán un excéntrico plan para ir en busca de sus seres queridos y salvarles la vida.

Shaun y Ed en Zombies Party (Shaun Of The Dead)

Los “gags” se suceden continuamente durante toda la película, desbordando humor inteligente alternando con situaciones de lo más absurdas y agridulces.

 

El film está dirigido “magistralmente” por Edgar Wright (Ant-Man) y no sólo por haber conseguido que una cinta que mezcla la comedia romántica con el terror de los muertos vivientes se convierta en todo un referente del género. Wrigth, conduce la película rozando la perfección en lo que concierne al aspecto técnico. El tratamiento de la imagen es soberbio, reforzando durante todo el tiempo aquello que se quiere transmitir y el montaje, es sencillamente sublime, cuadrando imagen con banda sonora excelentemente, acelerando el ritmo en secuencias de acción, dando la pausa necesaria en momentos de suspense y realizando una efecto cortinilla con rápidos cortes entre secuencias muy ingenioso que te deja clavado en la butaca.

 

Pero de todo ese alarde de calidad técnica hubo algo que fue lo que verdaderamente me llamó la atención en el film. Para hacer una magnífica comparativa entre el antes y el después del estallido del caos zombie, el director utiliza dos planos secuencia en el que el protagonista como cada mañana y antes de ir a trabajar, sale a la calle y cruza un par de manzanas hasta llegar al típico”colmado” de barrio para hacerse con el periódico del del día y una cerveza. En el primer plano secuencia todo transcurre con la cotidianidad habitual y Shaun hace su paseo sin problemas. En el segundo paseo, la mañana de después en que el mundo se va al traste, en fin, os dejaré que lo veais vosotros mismos en este fragmento de la peli especialmente editado con los dos planos secuencia mencionados.


Increíble verdad. Shaun está tan adormilado que no se da cuenta de nada y para él es otro monótono paseo matutino como el de cada día. Con eso, la peli nos lo dice todo del personaje y la sensación de que estamos ante algo diferente, y que la próxima hora de película será cojonuda te atrapa para no dejarte ir hasta el final.

Esto, también te interesa ...

Dejar comentario