Kidding, la serie de Jim Carrey y Michel Gondry

por CTD
kidding la nueva serie de Kim Carrey y Michel Gondry

Kidding es la nueva y sorprendente serie de la productora Showtime (Dexter) protagonizada magistralmente por Jim Carrey (El Show de Truman) y dirigida por Michel Gondry (Olvídate de mi).

Tanto Carrey como Gondry ya habían trabajado juntos en 2004 en un film que resultó de culto como es «Olvídate de mi», y no se puede negar que el hecho de que hayan vuelto a unir talentos ha dado a la serie un interés añadido.

La propuesta televisiva, anunciada como una «agridulce comedia dramática» nos explica las vivencias de un famoso presentador de un programa de marionetas infantil con éxito internacional cuyo personaje responde al entrañable nombre de «Señor Pickles». En la vida real, Jeff Piccirillo, pasa por el momento más difícil por la reciente muerte de uno de sus dos hijos gemelos, y la dura circunstancia que le supone ver como su ex-mujer rehace su vida con otro hombre.

Las subtramas argumentales avanzan girando en torno a la familia Piccirillo cuyos miembros, están irremediablemente vinculados al programa de televisión puesto que el padre de Jeff, Seb interpretado por Frank Languela (Buenas noches y buena suerte) es el director, y su hermana Deirdre intepretada por Catherine Keener (Déjame Salir), es la ingeniosa creadora de marionetas protagonistas secundarias del «Show del Señor Pickles».

En lugar de «Kidding» la serie podría haberse llamado perfectamente «Crazing», ya que en muchos aspectos, esta primera temporada me ha parecido una oda a la locura. Los personajes cuyas vidas están solucionadas a nivel económico a causa del éxito descomunal del programa de televisión, tienen como contrapartida problemas que penetran en lo más profundo de sus sentimientos forzándoles a menudo a cometer acciones de lo más surrealista. La serie nos muestra personas llevadas a las más extremas consecuencias sentimentales del duelo y como reaccionan ante ello, metiendo al espectador adentro de sus vivencias y creando una fantástica confusión en la  narrativa argumental al más puro estilo Gondry.

En un principio al ver que el metraje de los episodios era de unos treinta minutos y acostumbrado a capítulos de cuarenta y cinco o cincuenta en otras series, pensé que podría ser un error y que probablemente seria una serie floja que dejaría a medias. Nada más lejos de la realidad. Sólo uno de los 10 capítulos de esta primera temporada se me ha hecho un poco largo y me ha parecido flojo. El resto han mantenido el brillo y la calidad durante todo el tiempo, con una duración perfecta, nunca llegando a aburrir y ofreciendo siempre contenido interesante para la progresión de la historia.

Los sorprendentes giros de guión sobretodo en actos de repentina locura (vuelvo a remitirme a ella) de algunos de los personajes, combinados con un tratamiento de la imagen y del sonido que nos envuelve en una atmósfera de dramática incertidumbre, hacen que la serie te atrape. Sin darte cuenta sientes la necesidad de que ocurra algo inesperado en cada capítulo y a menudo, cuando piensas que nada va a ocurrir, la serie vuele a sorprenderte magistralmente.

Probablemente, Kidding, sea uno de esos proyectos audiovisuales que tendrá tanto defensores como detractores por su insólita originalidad. En mi caso, al menos en esta primera temporada, debo decir que es una serie que me está gustando y que ha despertado sensaciones en mi que tenia dormidas desde hacía muchos años. Tenia muchas ganas de una serie así, en principio sencilla pero magistral en muchos aspectos que penetra en todos los sentidos y que a parte de entretener, hace reflexionar sobre nosotros mismos.

imagen: IMDB

Esto, también te interesa ...

Dejar comentario